29 jun. 2009

Tiempo

Llegas, vuelas
y desapareces en instantes.

Eres tan necesario,
como el aire que respiro.
Eres eterno cuando estoy triste,
cuando me siento frágil, vulnerable.
Efímero y veloz cuando me encuentro
alegre, serena, confiada y agradecida.
Estas hecho de 24 horas, insuficientes
para desarrollar mis deseos y pensamientos.

Te escapas como una pluma entre mis dedos
cuando te quiero atrapar
para escribir un cuento soñado,
contemplar un mar en calma,
un atardecer de verano plagado de color y luz.

Me provocas angustia cuando la soledad
juega a quedarse conmigo demasiado tiempo acompañándome,
cuando los deseos y sueños se escurren.
Me inundas de alegría cuando
contemplo instantes de belleza en un atardecer, un abrazo,
una sonrisa, una mirada, una conversación entre amigos.

Eres volátil como el viento,
eterno como la vida.,
Necesario como el agua que bebo,
el fuego que me da calor,
el techo que me cobija
y el amor que alimenta mi alma.

1 comentario:

óscar lasartei dijo...

que preciosidad !!!!

sin palabras Candela!!

precioso